16 marzo, 2015

DIPUTADO HUGO RUBÍN: Sindicato de Periodistas del Paraguay se solidariza por maltrato a periodista

Diputado y radialista Hugo Rubín
SPP SE SOLIDARIZA CON PERIODISTA AGREDIDA POR DIPUTADO

SPP SE SOLIDARIZA CON PERIODISTA AGREDIDA POR DIPUTADO

El Sindicato de Periodistas del Paraguay expresa su solidaridad con la colega Leticia Acosta, trabajadora del Diario Ultima Hora, víctima de ataques y persecuciones por parte del Diputado Hugo Rubin, quien aprovechándose de sus fueros como legislador amenazó a la compañera Acosta.
A continuación reproducimos el comunicado del Comité Sindical del Diario Ultima Hora que cuenta con el pleno respaldo de los colegas de dicho medio y de la Comisión Directiva del SPP.

SPP PNG

El Sindicato de Periodistas exige a las autoridades nacionales el más pleno respeto a la labor periodística y que protejan y garanticen el trabajo de los comunicadores y comunicadoras.
 
Comunicado de Periodistas del Diario Última Hora

Los y las periodistas del Diario Última Hora exponemos ante la opinión pública nuestra indignación y solidaridad con la compañera Leticia Acosta, destacada en las coberturas legislativas, que está siendo objeto de agresión y persecución por parte de un miembro del Parlamento Nacional, el diputado por Central Hugo Leandro Rubín Godoy.
 
Todo empezó el pasado 5 de marzo cuando se registró una discusión entre la colega y el diputado en uno de los pasillos de la Cámara. Ella le exigió que diera los nombres de supuestos comunicadores que reciben paga de legisladores para publicaciones, que Rubín venía denunciando por algunas emisoras alegando boicot y que por eso no aparecían sus declaraciones en los medios. Según relata la afectada, él le respondió que era una mal educada y que debía agradecer que vive en tiempos en los que puede expresarse y hablar. Ella le retrucó que quien debía agradecer es él ya que estaba injuriando y que es de cobardes no dar nombres. La respuesta final del legislador –expresó ella- fue que si no era mujer la trataría de otra manera.
 
Posteriormente el legislador comenzó una serie de hostigamientos a través de la emisora de su padre (Radio Ñandutí-Humberto Rubín), llamó al director general del Diario a pedir cambio de área de la periodista y remitió nota a la Dirección periodística denunciando haber sido agredido verbalmente por Acosta y pide percatarse del daño que ella le causa a la empresa, aparte de desacreditarla como profesional. También advirtió que pediría al presidente de la Cámara, Hugo Velázquez, se prohíba el ingreso de la comunicadora al recinto legislativo.
 
Esta actitud de una autoridad nacional electa, representante de un alto poder público, constituye una flagrante violación y lesión al principio universal y constitucional de libertad de expresión ratificado en tratados y convenios internacionales, por ejercer presión sobre la tarea de prensa y sobre la autonomía de un medio de comunicación que tiene la libertad de designar al trabajador profesional que considera pertinente en la cobertura de actividades o áreas donde se producen hechos de interés general y de alto valor periodístico.
 
El gesto y la actitud antidemocráticos del diputado Rubín retrotraen a condenables prácticas que nada tienen que envidiar a la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), cuando representantes de los poderes públicos realizaban llamados a los responsables de los medios o periodistas para presionar, permear, amenazar y producir cambios acordes al interés y humor del tirano. Precisamente el medio radial al que representa su padre fue un símbolo de resistencia contra el régimen dictatorial.
El periodismo paraguayo vive en estos últimos meses el impacto del asesinato de colegas periodistas Pablo Medina, su asistente Antonia Almada y Gerardo Servián, que resultaban incómodos a los poderosos vinculados a la narcopolítica. Esta situación hace que acciones como las de Rubín, en un contexto de alto riesgo para la labor de prensa, constituyan alarmas para quienes ejercemos esta actividad con dignidad y responsabilidad.
 
Ningún fuero oficial debe servir para que amparados en ellos agentes del Estado ejecuten acciones injuriosas en contra de ninguna persona. Por esa razón consideramos aún más grave el hecho que denunciamos ya que se trata de una autoridad nacional que proviene del mundo de los medios y que en la teoría siempre dijo defender principios democráticos.
 
Llamamos a los/as colegas periodistas y demás trabajadores de prensa; y a la ciudadanía en general a estar atentos a esta situación que denunciaremos en todas las instancias pertinentes.
 

Asunción, 13 de marzo de 2015
Designed By Blogger Templates