06 octubre, 2014

Se sanciona modificación a la Ley No.- 1/92, protegiendo los derechos patrimoniales de la mujer. Disolución y liquidación de comunidad conyugal sin expresión de causa

Fabiola Oviedo



En la sesión del jueves pasado, la Cámara de Senadores ratificó la sanción inicial dada Proyecto de Ley “Que modifica el Artículo 54 de la Ley N° 1/92 ‘De Reforma Parcial del Código Civil” (Disolución y Liquidación de la Comunidad conyugal). La reforma quedó sancionada y pasó al Poder Ejecutivo. El mencionado artículo quedó redactado de la siguiente forma: "Uno sólo de los cónyuges o ambos de conformidad, en cualquier tiempo y sin expresión de causa, podrá pedir la disolución y liquidación de la comunidad conyugal. El juez deberá decretarla sin más trámite con lo cual la comunidad queda extinguida.”  
 
Según refirió la Diputada Fabiola Oviedo, proyectista, el cambio en la norma "tiene por objeto básicamente proteger los derechos patrimoniales de la mujer, al disponer que no se precisa del mutuo acuerdo  para la disolución y liquidación de la sociedad conyugal." Dicha disolución puede darse sin relación con el vínculo matrimonial, que incluso puede celebrarse con o sin comunidad de bienes.
 
 
En la exposición de motivos, se explica que la ley N° 1 del año 1992 en el Artículo 98 realizó derogaciones expresas de Artículos del Código Civil, entre ellos el 209 el cual disponía que “En todo momento, cualquiera de los cónyuges o ambos de conformidad, podrán pedir, sin expresión de causa, la disolución y liquidación de la comunidad. El juez deberá decretarla sin más trámite y la comunidad quedará extinguida.” El mismo texto de la ley N° 1  en el Artículo 54, implicó un retroceso restringiendo a tres causales la posibilidad de cualesquiera de los cónyuges para variar su régimen patrimonial de comunidad de gananciales cuando el pedido no se realizaba conjuntamente : “También la comunidad de gananciales puede concluir a petición de uno solo de los cónyuges en los siguientes casos:

 1) cuando el otro cónyuge ha sido declarado interdicto, ausente, o en quiebra, o hubiere solicitado concurso de acreedores

2) cuando los actos de uno de ellos entrañen peligro, dolo o fraude en detrimento de los derechos del otro; y

3) por abandono voluntario que el otro hiciere del hogar por más de un año, o si hubiere contraído unión de hecho con tercera persona.”

 


 



 




Designed By Blogger Templates